Cada rincón del Ecuador está lleno de personas extraordinarias, que con sus propias manos elaboran los postres tradicionales que nos llenan de alegría, y nos muestran lo más rico y dulce de nuestra tierra.

Te invitamos a descubrir sus historias.